domingo, 10 de enero de 2010


Llegó el momento de la despedida, el momento de decirnos, al fín, adiós. Tal vez, vos y yo, sabíamos que no iba a ser fácil; pero así es.
Hoy me miras con esa mirada tan única que tienes, desde ese rincón en el cuál te gusta estar; y por esa sonrisa se escapan las ganas de decirme que no quieres que me balla, que quiéres que este siempre contigo pero éso por el momento no será posible. Y yo te miro, y te digo que te quiero, y no dejo de mirarte porque quiero quedarme con tu imagen, con ese recuerdo tan dulce.
Fueron tantos los buenos momentos que nos tocó vivir juntos; y aunque el tiempo, los años, los días vayan pasando, te prometo que siempre estaré contigo, en tu mente, en tu corazón.
Cuántas cosas no olvidaras de mí, esas emosiones que aún no se han borrado y recordarás en tu memoria.
Siempre quedará en mí tu corazón; esos sentimientos y caricias tuyas que jamás olvidaré...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal